Dinámicas Ocultas

Las Constelaciones confirman que muchas cosas que nos pasan hunden sus raíces en movimientos invisibles, subterráneos, donde la fuerza de los vínculos y la fuerza del amor tienen una dimensión enorme. Establecidos en el nivel superficial creemos que hacemos nuestras elecciones, pero hay dinámicas muy sutiles y muy ocultas en las relaciones humanas que nos llevan a posicionarnos en la vida de una cierta manera. La Constelación es un método rápido para desvelar estas dinámicas, este mundo subterráneo. Las dinámicas familiares son aquellas actitudes o eventos que vivimos en nuestra vida sin conciencia, suelen hacernos daño y se repiten incesantemente, es algo que rechazamos, pero nos arrastra  y nos hace pertenecer, es asombroso ver como una familia entera sufre el mismo mal, generación tras generación. Ser leal al sistema familiar puede implicar, no reconocer a mi primer hijo, como no fui reconocido por mi padre, prostituirme como  se prostituyo la abuelita, tener un embarazo precoz como mi tía, vivir un increíble número de acciones inútiles que me hacen leal a mi sistema pero que no contribuyen a hacer que la vida que me fue regalada valga la pena. En realidad siendo infelices en el fondo nos sentimos inocentes y pertenecientes al sistema, esto además nos aleja de la responsabilidad de hacer algo bueno con lo nuestro. Aunque en realidad nuestros padres y abuelos siempre se alegran de que los posteriores alcancen el bien y pasen la vida para alcanzar mejores oportunidades. 

Todos los seres humanos necesitan ser honrados, respetados y reconocidos en nuestro accionar

Relaciones de Pareja

En todos los casos, las relaciones de pareja forman parte del sistema familiar, tanto si tu pareja te dejo hijos, como sino la pareja tiene un lugar en el sistema y recordemos que el sistema no admite excluidos, es interesante observar como en el genograma podemos ver como los miembros de una familia preferencian el concubinato, el divorcio, el abandono, el adulterio, las uniones desdichadas, entre otras, con la misma herramienta también observamos como los hijos del sistema se preguntan ¿Por qué sólo encuentro parejas infieles, agresivas, o cualquier otra conducta recurrente?, es allí donde podemos decir, es que buscas a alguien que te permita pertenecer a tu sistema de origen y al final vivir la vida de otros, el dolor de otros.
El legado familiar importa, cuando los anteriores sufrieron abuso, abandono, soledad, infidelidad, victimismos, los posteriores trataran de repetir su destino, la familia es la base de toda persona, es la raíz. La información de lo que han experimentado nuestros ancestros viaja a través de los miembros familiares,  se repite una y otra vez en diferentes generaciones, hasta que somos capaces de verlo y reconocer lo que es, hasta que no somos capaces de reconocer a todo y a todos en el sistema siempre algún un miembro posterior de la familia tomará la información que viaja a través de las generaciones y vivirá la experiencia hasta que se alcance el equilibrio y el reconocimiento. Esto lo hacemos de manera inocente e inconsciente porque nos da sentido de pertenencia familiar.
En el caso de las mujeres adicionalmente esta la autoestima, según el diccionario significa aprecio y afecto por uno mismo, pero esto no es tan fácil. La mujer por cultura, legado, religión y educación tiene la tendencia de amar primero a los demás y luego a ella misma, además, generalmente esta a la espera de un príncipe que la rescate y esto genera un desbalance entre el dar y recibir. Un equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe en una relación es sumamente importante para la relación, cuando alguien da más en la realción, a la larga solo genera resentimiento.
En Venezuela la mujer que se siente utilizada y victimizada, el hombre a su vez no encuentra manera, de compensar el equilibrio,  se encuentra en desventaja ya que lo que tiene para dar nunca es suficiente para su mujer, esta siempre da más de lo que se permite tomar.
Para alcanzar el equilibrio en la relación de pareja es conveniente reconocer que ambos lo hemos hecho bien y mal, no puedo ni debo hacerte responsable de lo mío, pero tampoco puedes hacerme responsable de lo tuyo, si te hago responsable de lo mío es mucho para ti, así que comenzare a ver tu familia, su fuerza y sus dinámicas con respeto y por favor te pido que miras mi familia con respeto, desde allí podremos crear una relación con equilibrio para todos.
Publicado en Contelaciones familiares. Etiquetas: , , . Comentarios desactivados

Vínculo y Pertenencia

De la misma forma que es vital respetar las leyes de la naturaleza y del universo, reconocer los órdenes que gobiernan las relaciones humanas es trascendental. Todos los miembros de una familia tienen un sentido de pertenencia innato. Si algún miembro es excluido, aunque sea por un motivo aparentemente razonable, otro miembro de una generación posterior repetirá su suerte.Reconocer estos órdenes que gobiernan las relaciones familiares, permite restablecer el equilibrio y el orden natural en la propia vida. Para ello es necesario reconocer quienes pertenecen al sistema, agrupándolos de acuerdo a su origen, podemos comenzar por  los consanguíneos es decir padres, abuelos, hermanos, tíos. Las parejas sexuales (parejas previas, amantes, concubinos y esposos todos con la misma dignidad), la vida pasa a través de una relación sexual, cuando tenemos relaciones sexuales hacemos un pacto sagrado independientemente de no estar concientes al mezclar nuestra energía.Con frecuencia, se ocultan ciertos sucesos (suicidios, abortos voluntarios, viejos amores, crímenes, injusticias, esclavistas, proxenetas) para intentar alejarlos de la memoria familiar, pero esta queda impregnada energéticamente de estos sucesos y, al no encontrar donde ubicarlos o situarlos, se produce un desorden energético en la familia, es por ello que los perpetradores del sistema también pertenecen, así pues todos aquellos que le han hecho daño al sistema voluntaria o involuntariamente a través de cualquier acto que involucre deterioro para algún  miembros del sistema en cualquier generación.  Luego debemos incorporar a los excluidos sociales, es decir  aquellos que por convicción social nadie quiere aceptar ni ver (Prostitutas, borrachos, indigentes, los que no estudiaron, enfermos mentales, criminales), los podemos identificar porque tienen un rol que no le agrada a la familia, ejemplo la amante que no queremos reconocer. Ellos forman parte del sistema, su energía permanece y los que vienen después les darán su lugar hasta que sean llevados al corazón y reconocidos, nada de lo que alguien haga le puede privar de su derecho a la pertenencia. 

Equilibrio entre el dar y el tomar

Todo ser humano necesita encontrar un equilibrio entre dar y tomar (recibir), entre ganar y perder. Una relación tiende a romperse cuando la relación entre el dar y el tomar no está equilibrada. Si lo que se da no es compensado con lo que se recibe, surgirán problemas. Entre iguales, el vínculo supone un intercambio, un equilibrio entre lo que cada uno da al otro y cada uno toma del otro. Sin este intercambio equilibrado, el vínculo entre iguales no puede mantenerseCuando la relación no es proporcionada, es muy difícil soportar el desequilibrio. Por esta razón, no es conveniente dar mucho más de lo que el otro sea capaz de devolver, porque éste siempre se sentirá incómodo con la deuda. Cuando alguien no tiene posibilidad de conseguir un equilibrio proporcionado se generan conflictos que casi siempre conducen al fin de la relación.La vida viene de los padres, Hellinger, plantea “nacemos de unos padres. No hemos aterrizado desde la estratosfera por arte de magia. Nacer significa que no venimos a la vida desde la total autonomía, sino que venimos a la vida a partir de alguien, en el origen de la vida o de la existencia, el vínculo es de naturaleza desigual  así pues los padres dan los hijos toman, es imposible devolver a los padres la vida, así que los padres no deben esperar que los hijos paguen por la vida, estos a su vez deben honrar la vida y sacar provecho a lo que les fue dado.

Orden en el sistema

Aquí nos referimos a el orden en que se establece la relación,   quien llego primero tiene prelación, por tanto es necesario honrar y respetar estos vínculos (aparentemente disueltos) ya que los que se fueron hicieron lugar físicamente para los que vieron después, sin embargo al no ser reconocidos por el sistema alguien posterior sufrirá las consecuencia y tratara de ocupar su lugar, expiando y sufriendo por una persona que no fue reconocida, honrada y respetada.Es bueno tener presente que el amor de parejas va primero que el de los hijos, pues primero se encontraron y reconocieron los padres, de igual manera un hijo primero es el primogénito y sigue siendo el primero así ocurra un aborto o muera prematuramente, igual pasa con los compañeros sexuales importantes el primero siempre tendrá un lugar, el primer esposo o esposa tiene prelación sobre el que le sigue.

LOS ÓRDENES DEL AMOR

La Constelación busca restablecer “El orden del amor” es decir las pautas y ordenamientos que rigen en lo esencial la vinculación dentro del sistema familiar. Estos órdenes son inconscientes y se conocen por los actos de las personas y los efectos de dichos actos dentro del sistema en cuestión.
Cuando se alteran los ordenes se bloquea el amor y el buen fluir de las relaciones entre los integrantes de la red familiar, del mismo modo en el sistema del que se trate. Como ya se sabe hay una conciencia familiar que vela por el cumplimiento de Los Ordenes en el sistema, imponiéndose a los deseos personales de cada miembro. Esa es la base fundamental de la terapia en constelaciones que pretende incluir a todos, que busca que se tomen en cuenta y sean mirados hasta los que pensamos que nos avergüenzan como parte de nuestras familias. En el sistema familiar todos tenemos un lugar y debemos ocuparlo.
La trasgresión de los órdenes del amor en las interacciones humanas será el origen de los conflictos y las discordancias internas que pueden llegar a manifestarse como patologías individuales, familiares, grupales o sociales. Cada ser humano trae en si mismo toda la información de sus antecesores tanto a nivel psíquico como a nivel físico. Es aquello que llamamos herencia y se encuentra impreso en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros genes y en el inconsciente colectivo de nuestra familia y tiene la capacidad de ser transmitida de generación en generación.
Así pues algunos heredan la capacidad de ser el alma de la fiesta, otros los ojos grandes de la madre, alguien el cuerpo regordete de la abuela, quizás la sazón al cocinar, la capacidad de hacer música, ser comerciante o deportista, también se hereda la capacidad de perder niños espontáneamente, la lealtad de morir en un accidente, el amor es tan grande que puedo dañar mi vida para honrar al tío borracho que murió en la calle, en fin amamos a los nuestros, y los recordamos inconcientemente y eso es la herencia familiar, en realidad ellos no desean eso para nosotros ellos quieren que hagamos algo bueno con la vida, pero no somos concientes de tan grande amor, así pues heredamos el buen o mal carácter, gustos determinados, la diligencia, la fuerza y el compromiso o las tendencias depresivas, neuróticas, psicóticas u obsesivas que caracterizaron posiblemente alguno de nuestros antepasados.
Somos parte del campo morfogenético de nuestra especie y particularmente del campo morfogenético de nuestra familia. Allí se alberga toda la información de nuestra historia familiar la conozcamos o no. Esta historia está impresa en nuestras células llevando un orden que permite que la vida fluya a través de nosotros. Este orden se traducirá en bondades y también en conflictos no resueltos que se hayan podido generar en el seno de nuestras familias. Como mencionamos al inicio, analógicamente los seres humanos formamos parte de constelaciones que parten de ser familiares para ampliarse a otros grupos humanos.
Reconocernos como parte del conjunto, encontrar cual es nuestro lugar, responsabilizarnos de él, honrar a los que vinieron antes, incluir a los que fueron ocultados o no tomados en cuenta, agradecer la vida….es sanar.

Detrás de todo comportamiento, por extraño que parezca, actúa el amor. Y detrás de los síntomas que una persona presenta, siempre actúa el amor.”. “…también la solución pasa por el amor.” (Bert Hellinger).

Publicado en Contelaciones familiares. Etiquetas: , , . Comentarios desactivados

Sistemica Familiar

Honrando la vida

Las Constelaciones confirman que muchas cosas que nos pasan tienen sus raíces en movimientos invisibles, subterráneos, donde la fuerza de los vínculos y la fuerza del amor tienen una dimensión enorme. Establecidos en el nivel superficial creemos que hacemos nuestras elecciones, pero hay dinámicas muy sutiles y muy ocultas en las relaciones humanas que nos llevan a posicionarnos en la vida de una cierta manera. La Constelación es un método rápido para desvelar estas dinámicas, este mundo subterráneo. Las dinámicas familiares son aquellas actitudes o eventos que vivimos en nuestra vida sin conciencia, suelen hacernos daño y se repiten incesantemente, es algo que rechazamos, pero nos arrastra y nos hace pertenecer, es asombroso ver como una familia entera sufre el mismo mal, generación tras generación. Ser leal al sistema familiar puede implicar, no reconocer a mi primer hijo, como no fui reconocido por mi padre, prostituirme como se prostituyo la abuelita, tener un embarazo precoz como mi tía, vivir un increíble número de acciones inútiles que me hacen leal a mi sistema pero que no contribuyen a hacer que la vida que me fue regalada valga la pena. En realidad siendo infelices en el fondo nos sentimos inocentes y pertenecientes al sistema, esto además nos aleja de la responsabilidad de hacer algo bueno con lo nuestro. Aunque en realidad nuestros padres y abuelos siempre se alegran de que los posteriores alcancen el bien y pasen la vida para alcanzar mejores oportunidades.

Todos los seres humanos necesitamos ser honrados, respetados y reconocidos en nuestro accionar

 

Amor Ciego

La terapia sistémica fenomenológica conocida como Constelaciones Familiares reciben este nombre por la posición que toman los representantes durante la terapia para encarnar a la familia, cuando hablamos de constelaciones no hablamos de astronomía o de estrellas ni de nada exotérico estamos hablamos del Alma. Hablamos de la Gran Alma que engloba a otras almas menores, hasta llegar al Alma individual.Los representantes de una Constelación, aprovecharán la información del sistema familiar que se encuentra disponible en los campos mórficos descubiertos por Rupert Sheldrake. Durante la Constelación se hace evidente que todos forman parte de un Alma Común Familiar, al tiempo que de otra mayor, hasta llegar a formar parte de esa Gran Alma de la especie humana.El alma es una red de vínculos, una comunidad de destino unida por los asuntos del vivir y el morir, y en esta red de vínculos actúa una especie de amor ciego. Sería el amor del niño, para el cual lo más importante es asegurarse que pertenece y tiene un lugar en esta red de vínculos y lo más terrible que vive un niño es la posibilidad de que se le abandone, de que se le excluya. Para pertenecer asume los códigos y las reglas que le hacen perteneciente.Joan Garriga plantea que el alma familiar es algo que trasciende al individuo y que es una fuerza que une y dirige las vivencias, los guiones y los destinos de las personas que pertenecen a este sistema familiar y lo hace conforme a ciertas leyes, es decir a ciertos órdenes del amor que tienen que ser respetados para que el amor se logre.
 
En el alma familiar, en la familia y en el sistema familiar hay una ley que dice que nada ni nadie se pierde. Hay una instancia que se ocupa de que a nadie se le pueda retirar el afecto, la dignidad y el honor. Entonces cuando algunos hacen esto, otros posteriores dan lugar a estos que fueron excluidos representándolos, en la constelación muy rápidamente tomamos conciencia de que efectivamente el amor es la energía unificadora más potente que existe.
El Amor lo mueve todo y todos nos movemos por amor, pero en ocasiones los hijos cargan con las responsabilidades de los padres. Un hijo, también por amor, aunque de forma inconsciente, puede “recordar” al que fue excluido u olvidado. También puede, por amor inconsciente, querer “irse” en lugar de otro miembro del grupo familiar… En todos estos casos se trata de un amor ciego, que no sigue el orden que corresponde. Por tanto, como dice Bert Hellinger, se trata en estos casos de Reordenar los órdenes del Amor.Cuando el Amor es consciente, actúa la Sabiduría del Amor, y nadie carga con responsabilidades que no le corresponden.El Respeto es otra forma de Amor. Respetar significa reconocer. Reconocer a cada uno tal cual es, es aceptarlo tal cual es y amarlo tal cual es. El respeto ama sin invadir el terreno del otro, de la misma manera que tampoco permite que el otro invada el nuestro.

“Donde esta la herida, está la solución”

 

Publicado en General. Comentarios desactivados
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.